El sexo como arma de guerra

Un típico ejemplo del uso del sexo como estrategia de poder.

Hola 

Mi mujer siempre usa como arma de desquite, chantaje y de venganza el sexo, así que cuando ella quiere sí y cuando no, pues no. Dice que si fuera por ella, nunca tendría sexo conmigo y así han pasado varios años y me he sentido muy mal porque el sexo me encanta. A veces la empiezo a excitar y se excita fácilmente y está contenta teniendo sexo. Pero ya me cansé de esta situación, porque dice que cuando la ande buscando como un perro para el sexo pues me va a decir que no, y más cosas que expresa respecto al sexo conmigo. No sé que hacer; por lo pronto ya no le he propuesto tener sexo para no sentirme mal si me dice que no quiere o que me largue a otra parte y como ella como esta acostumbrada a que la busque sexualmente, pues de esa forma ella dice que nunca me busca y que quien anda como un perro soy yo.


Creo que aquí el problema es que han perdido (o al menos olvidado) el verdadero sentido del sexo, que es el amor llevado al cuerpo. Cuando el sexo, en lugar de ser un espacio de encuentro, de comunicación, de placer y cuidado mutuo se convierte en un arma de guerra, ambos quedan frustrados (que es lo que está sucediendo). Una mujer, para abrirse al sexo con un otro, necesita sentirse querida, amada, respetada, mirada, escuchada, no un objeto sexual. 

Entonces, lo maravilloso de esta situación es que la solución está en tus manos: si te dispones a amar a tu mujer: decirle cosas lindas, lo bonita que es, lo mucho que te gusta, o lo que te gusta de ella, si le preguntas (y verdaderamente escuchas su respuesta) cómo se siente, qué necesita y te dispones a cuidarla y acariciarla como a ella le gusta, probablemente ella se ablande (en el mejor de los sentidos) y tenga ganas de tener sexo.

Si no haces el cambio tú, es poco probable que haya un cambio en la situación y ambos se sentirán cada vez más frustrados. Pero por suerte tienes la posibilidad de tomar activamente la iniciativa (masculinamente) y seducirla (en el mejor de los sentidos, dándole lo que ella profundamente necesita, eso es lo que hace un verdadero buen seductor) para que ella se sienta gustosa y contenta de abrirse a ti.

¡Qué buena oportunidad de transformar la relación que les ha traído esta crisis! ¿no?

Un saludo afectuoso

Verónica


Regresar


Senderos del Placer © (Todos los derechos reservados) (54 11) 4586-1070 - 54 9 (11) 15 3596-8932 .