Otro testimonio de Ariel, un respirante

La experiencia en primera persona de la Respiración Consciente y Revitalizadora.

Sabia que la respiración consciente era un camino. Lo que no sabia era hacia donde ni para qué transitarlo. Esa tarde llegué confiado, entusiasmado. Con la necesidad de tener que hacer la experiencia y de encontrar el motivo que me había llevado hasta ahí. Verónica amorosamente me dio algunas indicaciones y comenzamos lentamente el proceso. Respiración tras respiración, mi conciencia se fue modificando. Pase primero por un periodo de relajación aparente, donde los pensamientos de la vida cotidiana se hacían mas tolerables. Luego por  un periodo de detenimiento, donde mi cuerpo se puso pesado y los pensamientos se ralentizaron para que pudiera entenderlos de una manera distinta. Me fui entregando más y más a la relajación, haciéndole lugar a lo nuevo. Mientras tanto, recibía susurros que me hacían saber de que era seguro soltar. De que estaba seguro y que con mi voluntad era suficiente. Luego llegó lo que debía llegar. El motivo que me había instado a tomar la experiencia, se hizo presente. Llanto. Mucho llanto y dolor. Comenzaron a brotar una catarata de escenas olvidadas de diferentes épocas de mi vida. Imágenes aparentemente inocuas, me traían mensajes para leer y cambiar. Estando totalmente consciente, me preguntaba donde había guardado todas esas emociones que me estaban envenenando. Cuanta cosa para sanar y dejar ir. Que suerte que por fin tenia la oportunidad de aliviarme

Luego vino la paz. Esa similar a cuando una tormenta se disipa y sale el sol. Quedé suave, sutil, con la certeza de que había comenzado una nueva etapa de mi vida. De hecho, así pasó. Gracias Vero. Muchas, muchísimas gracias.  Ariel

Regresar


Senderos del Placer © (Todos los derechos reservados) (54 11) 4586-1070 - 54 9 (11) 15 3596-8932 .