L. Hombre 42 años.

Ansioso, con dificultades de conexión con personas del sexo opuesto, vivía con miedos, sufrimiento y preocupación constante.

Estoy sorprendido . Esta experiencia me ha permitido encontrarme hacia adentro. Aprender que la vida no es sufrimiento. Que es placer. Que la tierra y el universo son abundantes, y que todo lo que hay es para tomarlo y disfrutarlo. Que el paraíso está aquí, y solo tenemos que darnos cuenta de ello. Que solo existe el presente, ya que el pasado se fue y el futuro no llegó. Que tengo que eliminar los pensamientos equivocados que escucho continuamente en mi mente. Que las otras personas que habitan conmigo este mundo son mis amigas y solo tengo que verlas así para disfrutar su amistad. Que hay música en mi interior, y es bueno aprender la canción de la vida, y cantarla. Que tengo que escuchar a mi cuerpo y hacer lo que me pide . Que respirar es terapéutico y cuando estoy en problemas, respirar me salva la vida. Que el sexo es una fiesta, y que es la vida y la alegría. Que no debo forzar a nadie a hacer algo que no desea, y percibir si desea lo que yo deseo. Que la culpa y el pecado son artificios para hacernos sufrir , inútilmente. Que lo natural es ser felices. Y que es más fácil de lo que creíamos. Todo eso aprendí, estoy orgulloso de haberme animado, conocí a esa maravillosa mujer que es Verónica, llena de alegría y generosidad, y a un grupo muy especial. Estoy agradecido y feliz. L.

Regresar


Senderos del Placer © (Todos los derechos reservados) (54 11) 4586-1070 - 54 9 (11) 15 3596-8932 .